el contador del futuro necesita usar la tecnología en la contabilidad 318888253
Contador digital

Cómo convertirte en el contador del futuro

El avance de la transformación digital ofrece una serie de nuevos desafíos para las más diversas áreas. De igual modo, los profesionales también se ven ante la tarea de actualizarse y reinventarse, para mantener la competitividad en alta y la excelencia en sus servicios. Es exactamente este movimiento que está sucediendo en la construcción de la contabilidad del futuro.

Los estudios contables están buscando maneras de fortalecerse, incorporando tecnología en la contabilidad y agregando más valor a sus servicios. Sin embargo, los desafíos son demasiados y siempre surge la duda: ¿cómo prepararse para establecerse como el contador del futuro

Aprender a lidiar con la contabilidad 4.0 es el primer paso. ¿Querés saber cómo transitar esta jornada de perfeccionamiento profesional y digitalización del estudio contable? ¡Continuá leyendo este artículo! 

El contador del futuro mantiene el foco en la contabilidad 4.0

Para comenzar, entender el concepto de la contabilidad del futuro es fundamental. El contador necesita actualizarse y comprender que los procesos ya no son como antes:  analógicos, con el registro hecho por medio de documentos impresos. La contabilidad 4.0 desafía al contador a incorporar diferentes herramientas y mucha más tecnología en la contabilidad

Por medio de la cloud computing, por ejemplo, el estudio contable puede garantizar el almacenamiento de todos los tipos de documentos, con total disponibilidad y accesibilidad a cualquier hora y lugar. Además, la computación en la nube asegura la confiabilidad, la integridad y la autenticidad de los documentos. Mucho mejor que guardar aquellas pilas infinitas de papeles, ¿no es verdad?

La posibilidad de ejecutar y entregar obligaciones fiscales electrónicamente es otro punto que destaca la contabilidad del futuro.  

El uso de archivos XML simplifica las rutinas de trabajo de los contadores, que pueden acceder a los documentos en diferentes sistemas, optimizando los procesos de los estudios.

De la misma forma, un sistema de gestión contable es igualmente innovador. Eso porque un software le presenta al contador del futuro una visión de 360° de los costos y de los rendimientos obtenidos por sus clientes. Tal comprensión permite que el profesional analice el patrimonio y el desempeño financiero de una empresa de manera más rápida y estratégica. Por lo tanto, el contador y su equipo tienen condiciones de orientar a los clientes en una jornada de mejoras en la gestión que, ciertamente, elevará la curva de crecimiento de las empresas. La contabilidad consultiva entrega inteligencia fiscal.

Preparate para el futuro: aprendé cómo hacer frente a los cambios ofrecidos por la transformación digital

Si la tecnología en la contabilidad ofrece una serie de beneficios para el estudio contable, el contador del futuro tiene el desafío de aprender a utilizar las herramientas disruptivas, incorporándolas a la rutina y a los procesos contables. Leé a continuación 3 consejos que te ayudarán a prepararte para la contabilidad del futuro.

1. Acompañá los cambios y tendencias

Uno de los principales desafíos del contador es conocer las nuevas tecnologías y acompañar las modificaciones normativas. Solamente de esta forma estás en condiciones de garantizar un servicio de excelencia a tus clientes.  

Además, el uso inteligente de la tecnología puede eliminar la burocracia, optimizar procesos y generar oportunidades para tus clientes. De esta forma, les entregás un trabajo con alto valor agregado.

2. Tené claridad sobre la importancia de la digitalización del negocio

Si ya acompañás las tendencias y buscás actualización constante, es necesario incentivar a tu equipo a tener el mismo comportamiento. Es fundamental que los profesionales de tu estudio comprendan la importancia de la digitalización del negocio.

Al final, la contabilidad del futuro exige la actuación de personas mucho más proactivas, flexibles y dinámicas en los procesos. Eso porque las cosas han cambiado – y permanecen cambiando – en un ritmo veloz. No existe tiempo para resistencia o dificultad de adaptación de los profesionales.

Por lo tanto, invertí en concientización y entrenamiento y prepará a tu equipo para el futuro: ¡ya ha comenzado!

3. Convertite en un consultor e invertí en segmentación 

Más allá de enfocar los esfuerzos para la entrega de las obligaciones fiscales, el contador tiene potencial para convertirse en un consultor contable, colaborando con sus clientes en una jornada de crecimiento constante. Esta es una excelente estrategia para aumentar la confianza de tu cliente y construir alianzas sólidas.

Pero es posible hacer más que contabilidad e impuestos. Podés invertir en segmentación, es decir, escoger un nicho. Ya existen en el mercado varios estudios contables que actúan siguiendo esta línea. Ellos prestan servicios para clientes de un único segmento como salud, educación y microempresas, por ejemplo.

Al escoger ese camino, el contador y su equipo pasan a tener más dominio y seguridad, realizando entregas con calidad superior. Así mismo, la segmentación lleva al aumento de productividad y de oportunidades.

Nuevas habilidades y competencias 

Para que el contador del futuro tenga condiciones de destacarse en un mercado altamente competitivo, necesita desarrollar las habilidades y competencias necesarias para ese nuevo tiempo. Mirá algunas de las más importantes para tu crecimiento profesional:

  • Capacidad de comunicación: sé claro y objetivo en tus interacciones con el cliente y tus colegas.
  • Conocimiento en tecnología: conocé las herramientas disruptivas y aprendé a usarlas en las rutinas y procesos de tu estudio. Están presentes para facilitar la vida de todos. Podés conquistar resultados mucho más positivos después de implementarlas.
  • Perfeccionamiento y capacitación continua: no podés parar de aprender. Es necesario mantenerse conectado a los principales cambios y tendencias, así como priorizar la capacitación profesional continua, para obtener un desempeño superior. Por ejemplo, es posible, invertir en una especialización o en un Máster enfocado en la gestión de impuestos. Otra posibilidad es buscar cursos de actualización.
  • Auxilio en la toma de decisión: el contador necesita mostrar que tiene inteligencia fiscal, es decir, que sabe comprender e interpretar los datos y, por eso, tiene condiciones de orientar a sus clientes en la toma de decisiones.

Mucho más que pensar en el desarrollo de competencias técnicas y personales, el contador también debe pensar cómo incorporar la tecnología en la contabilidad.    

Por lo tanto, una de las herramientas que podés incorporar es un sistema de gestión contable como ONVIO,  por ejemplo. De este modo, tu equipo pasa a tener una serie de recursos y funcionalidades exclusivas, que convierten las actividades de rutina mucho más sencillas y ágiles. Es el sistema ideal para la optimización de procesos del estudio contable.

¿Querés conocer más acerca del contador del futuro? Seguí navegando nuestro blog.

Nuestra declaración de privacidad y política de cookies

Con el objetivo de mejorar su experiencia de navegación, todos los sitios web de Thomson Reuters utilizan cookies. Las mismas fueron instaladas en su computadora cuando usted ingresó a este sitio. Usted puede ajustar la configuración de las cookies a través de su explorador.