hacer-listado-para-abrir-estudio-contable
Contador digital

¿Estás listo para abrir un estudio contable?

¿Sos de los que empezaron la carrera de contador para abrir un estudio contable pero nunca te animaste? ¿Esa idea nunca dejó de rondar por tu cabeza? ¿Estás en un momento de tu vida en el que te gustaría trabajar por tu cuenta?

¿Te solés preguntar si este es el momento oportuno?

Saber responder a esta pregunta con convicción es fundamental. Esto se debe a que no basta con tener ganas de emprender si no te sentís seguro para hacer frente a este desafiante proyecto.

Por supuesto que no tenés que estar 100% listo, porque también se aprende mucho en el camino. Sin embargo, tener algunos cuidados es indispensable. Además, los aspectos importantes deben ser validados antes de dar el primer paso.

Para ayudarte, elaboramos un listado que te puede guiar en la decisión de ofrecer tus servicios profesionales de forma independiente.

¿Querés saber cuáles son las señales que indican el momento oportuno para emprender en la contabilidad? ¡Continuá leyendo!

1. Conocé tu responsabilidad antes de abrir un estudio contable

Es importante saber que la vida financiera de tus clientes está en tus manos. La responsabilidad es realmente grande y necesitás saber cómo administrarla.

Los plazos y las multas pueden generar un impacto muy negativo para cualquier cliente.

Tenés que saber que abrir un estudio contable conduce inevitablemente a un aumento en la presión de resultados por parte de los clientes y, a menudo, del propio contador.

2. Tené ganas de ser independiente

Es necesario tener claro el tamaño del desafío de ser emprendedor y del coraje que requiere esta jornada. Más que eso, es necesario tener plena convicción en el proyecto de abrir un estudio contable. Y para terminar la ecuación: ¡muchas ganas de ser independiente!

Esta última es la más importante de las características. Esto se debe a que la voluntad de avanzar, incluso en las situaciones más contrarias, depende de la energía que te haga mover para lograr el éxito.

La voluntad siempre debe ser mayor que el miedo a fracasar y rendirse.

3. Mejorá tu habilidad de liderazgo

Es imposible tomar el frente de una consultoría contable, sin saber liderar. Y no creas que es exagerado. El liderazgo es una característica fundamental para cualquier emprendedor. 

Incluso si sos el único profesional en tu estudio, ¿ya pensaste que, además de realizar tareas, tendrás que enfrentar mucha presión y encarar cualquier tipo de resolución de problemas?

¿Estás listo para liderarte a vos mismo y a tu equipo?

4. Poseé experiencia y conocimientos prácticos

Muchos profesionales ya tienen una sólida carrera en el área, con años de experiencia. Sin embargo, todavía no se sienten seguros para abrir un estudio contable.

Pero, ¿por qué dudás? En definitiva, si tenés competencia técnica y experiencia en el área y entregás un buen trabajo, ¿por qué no lo harías en un negocio que va a ser tuyo?

Pensá que tu caminata hasta aquí te ha enseñado lo suficiente. Es decir, tenés experiencia profesional y los elementos esenciales suficientes para aplicar a tu propia empresa.

5. Aprendé a innovar y a pensar fuera de la caja

Muchas veces, cuando idealizamos demasiado un sueño nos quedamos presos a los modelos existentes. Pero cuando se trata de abrir un estudio contable, ¿qué te impide crear un nuevo modelo de negocio? ¿Quién dijo que obligatoriamente necesitás tener una oficina y una dirección comercial con una gran estructura?

Cuando uno no se complica y piensa fuera de la caja, todo se vuelve más fácil. ¿Te imaginás, por ejemplo, trabajar en la modalidad home office? Sin los costos mensuales de mantener un espacio físico, el proyecto de ofrecer tus servicios profesionales  se torna mucho más viable.

Y si creés que trabajar en casa no funciona, no te preocupés. Actualmente, los servicios de coworking son la mejor alternativa para los que desean tener un estudio y una dirección comercial, sin que pese en tu bolsillo y haga el negocio inviable.

6. Construí un modelo de negocio único

En un mercado altamente competitivo, la mejor manera de destacarte es crear una estructura única para tu empresa. De ahí la importancia de desarrollar un modelo de negocio. Será la guía de tu éxito, así que debés dejar claro lo que hacés, a quién y cuáles son los puntos principales de esta entrega.

Manteniendo el modelo de negocio como pilar del trabajo, el crecimiento del estudio dependerá exclusivamente de tu gestión. Por lo tanto, es importante mantener el enfoque centrado en una ejecución asertiva, fiel a la planificación, con el objetivo de asegurar excelentes entregas y lograr los objetivos y resultados esperados.

7. Definí un segmento para iniciar y enfocarte

Trabajar sin tener un enfoque siempre es más difícil. Esto se debe a que cuando dejás de definir un segmento y aceptás cualquier tipo de cliente, tu productividad disminuye y la calidad de tu trabajo también. La normativa fiscal es muy extensa y hacerse responsable de todos los detalles para las empresas de todos los sectores y tamaños se convierte en una tarea compleja.

Pero cuando te especializás se hace mucho más fácil administrar el universo de clientes, porque las demandas son similares. De este modo, la rutina de trabajo de tu estudio contable se vuelve mucho más simple, aumenta la productividad y los resultados mejoran bastante.  

Así mismo, incorporando la tecnología en la contabilidad con un sistema de gestión, por ejemplo, es posible crear un negocio inteligente, con procesos optimizados y mucha más productividad. Si este es tu enfoque, también debés priorizar la construcción de un plan de negocio completo. ¡Te va a ir muy bien!

8. Invertí en la valoración de las habilidades y el talento de las personas

A pesar de que pienses trabajar solo al principio, tené en cuenta que cuando la demanda aumente, necesitarás un profesional que te ayude.

Desde el momento en que contrates a colaboradores específicos o empleados, invertí en la selección y retención de personas. Solamente con la ayuda de ellos podés ofrecerle lo mejor a tu cliente.

Además, tenés que saber delegar en el momento oportuno. Ser un controlador y centralizador sólo obstruirá el progreso de las actividades.

9. Aprendé a innovar y agregar valor al cliente

A medida que en la actualidad todo cambia a una velocidad exponencial, uno no puede apegarse a modelos y procesos. Debemos estar siempre en la búsqueda de nuevas alternativas, presentando posibilidades para los clientes.

La estrategia de éxito de tu estudio contable implica dedicación a la innovación, construcción de una alianza estratégica con el cliente y, principalmente, la oferta de valor agregado.

10. Conocé el uso de la tecnología en la contabilidad

La transformación digital ya es una realidad. Así que para mantener el estudio competitivo, debés estar listo para invertir en los recursos y soluciones digitales que pueden dar más eficiencia a tus operaciones.

El mejor camino para obtener resultados más positivos es conocer las nuevas posibilidades e invertir en tecnología en la contabilidad. De esta manera, podés mejorar la forma de administrar tu negocio, ofrecer un valor agregado superior a tus clientes y mantener un ritmo constante de crecimiento.

¿Querés conocer todos los desafíos que necesitás enfrentar antes de emprender? Se presentan en este artículo, donde también te contamos cómo resolverlos.

Nuestra declaración de privacidad y política de cookies

Con el objetivo de mejorar su experiencia de navegación, todos los sitios web de Thomson Reuters utilizan cookies. Las mismas fueron instaladas en su computadora cuando usted ingresó a este sitio. Usted puede ajustar la configuración de las cookies a través de su explorador.