La transformación digital no acabará con los contadores 304795969
Contador digital

Transformación digital: ¿cuál es el lugar del contador en el futuro?

A medida que pasa el tiempo, con el desarrollo de la tecnología y la carrera de la transformación digital, innumerables tareas vienen siendo automatizadas. Por eso, muchas profesiones, hoy ya no existen más. 

Por mucho tiempo, el farolero era el responsable de la iluminación pública, y debía trabajar antes del anochecer, porque de lo contrario las ciudades se quedarían en la oscuridad. Del mismo modo, si el lechero no hacía la entrega en un día, el café era sin leche hasta el día siguiente. Sin embargo, incluso ejecutando tareas indispensables, estos profesionales ya no existen más.  

Siguiendo ese mismo ritmo, en el futuro de la contabilidad, algunas consultorías predicen que la tecnología va a sustituir también al contador. De acuerdo con el análisis efectuado por Ernst & Young, hasta 2025 esta es una de las profesiones que pueden ser sustituidas por la tecnología para la contabilidad. 

¿Pero será que en realidad eso es posible? ¿La contabilidad del futuro se tornará viable sin la participación del contador?

¡Continuá leyendo este artículo y encontrá las respuestas!

Futuro de la contabilidad: ¿la tecnología va a sustituir a los contadores? 

¡La respuesta es no! Ya sea en el estudio contable o en el área contable de una empresa, el contador tiene un papel central que va mucho más allá de la entrega de las obligaciones fiscales.

Cada vez más, la capacidad analítica e interpretativa del profesional exige la superación de diferentes desafíos y la construcción de alternativas para situaciones complejas del ambiente corporativo. 

El contador tiene formación, competencias y habilidades para administrar muchas demandas diferentes. Es el responsable de las actividades contables, laborales, económicas, patrimoniales y tributarias. 

Mucho más que eso, el contador se viene estableciendo en las empresas como un consultor de negocios. Elabora informes completos financieros y de riesgo, además de ayudar en el control de su flujo de caja, en la reducción de encargos y en la prevención de pasivos tributarios y perjuicios para la empresa. 

Así mismo, otra línea de actuación del contador es la auditoría independiente, posición que requiere preparación, técnica y una capacidad analítica minuciosa, ya que necesita comprender, por ejemplo, los efectos y la legitimidad de los informes financieros.

Con tantos aportes diferentes para la gestión contable, el contador tiene un papel de destaque en la administración financiera. Eso porque la visión y la comprensión técnica de todas las transacciones y obligaciones contables, así como de sus impactos, es exclusiva del profesional especialista. 

En el futuro de la contabilidad, que ya comenzó, la tecnología viene para sumar, optimizando el desempeño técnico del contador

La tecnología va a transformar la contabilidad del futuro

Mientras avanza la transformación digital, muchas incertidumbres, tendencias y posibilidades toman mayor relevancia. Sin embargo, es importante saber que en la contabilidad del futuro el contador tendrá su espacio. Eso porque la gestión tributaria es indispensable para el lucro, el crecimiento y el éxito de una organización. 

Mirá los 5 motivos que indican por qué la profesión de contador no dejará de existir.

  1. La contabilidad es una actividad estratégica. El contador posee una función importantísima en una entidad: es el responsable no solo de los cálculos, sino también de los análisis de movimientos y transacciones financieras. Es decir, aunque un robot haga todo el balance, el contador será siempre el responsable de analizar, comprobar y asegurar que todo está correcto. Además, en otros contextos, como en procesos de fusiones y adquisiciones, en auditorías y etapas de due diligence, el contador tiene un papel central. No se puede pensar poner a una máquina en su lugar.
  2. Gestión tributaria dinámica y compleja. El contador es uno de los profesionales que mejor comprende la gestión de tributos en una empresa. Es quien realiza el cálculo de los impuestos, entrega las obligaciones complementarias, acompaña las alteraciones frecuentes en la legislación y aprende a incorporarlas en los procesos tributarios. Es decir, es el que domina una gestión de tributos dinámica y compleja y completando el ciclo con análisis y predicciones de impactos financieros. Difícilmente, una máquina entregaría todo eso: desde el operacional al analítico. Las nuevas tecnologías pueden optimizar, pero no sustituir el trabajo del contador.
  3. Habilidad de interpretación de datos contables. Esta es una exclusividad del contador. Al final, normalmente, gestores, ejecutivos y socios no tienen dominio técnico relacionado a la contabilidad y tributos. Es el contador quien actúa como consultor estratégico y explicando y traduciendo muchas de las variaciones de resultado o patrimonio.
  4. Programación de las nuevas tecnologías. Muchas empresas piensan adquirir sistemas que optimicen la gestión contable y el mercado ya ofrece algunas opciones. Sin embargo, la proyección de este tipo de ambiente requiere conocimiento técnico de contabilidad. ¿Sin los contadores, los desarrolladores lograrían crear sistemas y robots completos? Definitivamente no.
  5. Incompatibilidad de formatos y sistemas. Muchas de las interfaces de aplicaciones y de los sistemas no tiene un modelo estándar y, por eso, no son compatibles entre sí. De ese modo, con ambientes financieros, contables y fiscales desvinculados, el fin de la actuación de los contadores en una organización se torna inviable. 

La transformación digital ofrece tecnologías disruptivas 

En la transformación digital, de hecho, la tecnología para la contabilidad ha automatizado muchas tareas manuales que se realizaban por el contador. De cualquier manera, el uso de las tecnologías disruptivas vino para optimizar y simplificar la rutina del profesional, y no para eliminar su función.

Con el uso de herramientas como la Inteligencia Artificial y la aplicación de los chatbots en el servicio de atención o, incluso, del uso de sistemas en cloud computing, que almacenan datos de los clientes de forma segura, manteniéndolos siempre accesibles, el contador ha podido reducir su carga de trabajo. De esa manera, ahora tiene tiempo y energía para dedicarse a las actividades que requieren más capacidad analítica y visión estratégica.

Ante una evolución natural y necesaria y del avance de la tecnología, el desafío del contador en la contabilidad del futuro es acompañar los cambios, conocer las nuevas tecnologías y asumir la figura del CAO – Chief Accounting Officer. En la práctica, pasa a ser un Científico de Datos Contables, con conocimientos en Internet de las Cosas (IoT), Big Data y otras herramientas innovadoras centradas, por ejemplo, en gestión de datos.

En el futuro de la contabilidad, la tecnología aparece como una aliada, que proporciona la expansión de la cobertura de actuación del contador y genera más demanda por sus servicios.

En este nuevo momento, es fundamental que el contador trate de desarrollar algunas habilidades importantes para que obtenga un desempeño superior:

  • Relación interpersonal;
  • Visión multidisciplinaria, con algún nivel de entendimiento en diferentes áreas del saber, como economía, administración, matemática, estadística, derecho, ingeniería, marketing y psicología;
  • Conocimiento y aplicación del concepto de Lean Accounting;
  • Foco en actualización profesional constante.

¿Querés conocer otros impactos de la transformación digital en la contabilidad del futuro? ¡Continuá leyendo el blog

Nuestra declaración de privacidad y política de cookies

Con el objetivo de mejorar su experiencia de navegación, todos los sitios web de Thomson Reuters utilizan cookies. Las mismas fueron instaladas en su computadora cuando usted ingresó a este sitio. Usted puede ajustar la configuración de las cookies a través de su explorador.