contador-con-papeles-estudio-contabilidad
Computación en la nube

¿Vale la pena abrir un estudio de contabilidad?

La tecnología viene transformando el modo como las personas se relacionan entre sí, pero no es solo eso. Las profesiones también vienen siendo impactadas con su avance. Incluso algunos creen que la consultoría contable y la contabilidad gerencial, por ejemplo, dejarán de ser atribuciones del contador. Según una  estudio realizado por Ernest Young, hacia 2025 el “contador” tal como lo conocemos no existirá más.

Así mismo, abrir un estudio de contabilidad es un proyecto que tiene sus riesgos, teniendo en cuenta que algunos informes indican que de cada 4 empresas abiertas, 1 cierra antes de cumplir 2 años de existencia en el mercado. El número es preocupante y se justifica, especialmente, por la crisis política y extrema burocratización para iniciar y mantener un negocio en actividad.

A esta altura debés estar pensando: definitivamente, este no es el mejor momento para emprender. Al contrario, a pesar de que las circunstancias parezcan poco favorables, es el momento de la oportunidad.

Al contador le cabe el desafío de reinventarse. Por esa razón, uno de los mejores caminos es apostar en el propio negocio. Si antes ese profesional era apenas un “guarda libros”, con la misión de realizar diversos cálculos y acompañar la situación financiera de la empresa, en la actualidad puede ir mucho más allá.

Para acompañar la transformación digital es necesario incorporar tecnología a su trabajo y detectar nuevas posibilidades. 

¿Qué te parece ofrecer tus servicios online? O incluso, ¿ofrecer una consultoría contable a empresas de un nicho específico, convirtiéndote en una referencia en esa área? Pensá grande: internet no tiene fronteras. 

¿Querés saber cómo dar los primeros pasos en tu camino como emprendedor? Leé el artículo completo.

1. El miedo a las transformaciones puede cegar

Los cambios se están produciendo a un ritmo veloz y es necesario acompañar estos movimientos. No se puede esperar que las cosas sucedan y se consoliden para después buscar entender las novedades y lo que cambió en la práctica. De la misma manera, no tenés que tener miedo de lo que está por venir.

El comportamiento más adecuado es mantenerse atento, acompañando las tendencias y transformaciones, y, siempre que sea posible, participando de ellas. Así como es necesario actualizarse en relación a la legislación y a las obligaciones fiscales, es necesario también buscar herramientas y técnicas innovadoras para ofrecer más al cliente.

Por ejemplo, ¿ya pensaste que en la actualidad podés guardar los datos y documentos fiscales en la nube, eliminando cualquier forma de almacenamiento físico? O también, ¿que la automatización de algunos procesos promete simplificar bastante la rutina de tu estudio, optimizando tus recursos, y volviéndolo mucho más productivo y estratégico?

Los cambios se están produciendo a un ritmo acelerado, pero también están brindando una serie de alternativas y funcionalidades antes inimaginables. No tengas miedo y mantenete abierto a lo nuevo.

2. ¿Sabés lo que ya aprendiste? Imaginate diferente con referencias actuales

No importa lo mucho que conozcas de las “rutinas fiscales” y lo que aprendiste sobre administrar flujos y procesos actuales. El hecho es que las cosas tampoco han cambiado como “del agua para el vino”. La esencia de las declaraciones juradas, por ejemplo, es la misma. La diferencia es que ahora se cargan en internet y la AFIP pone a disposición mucha más información que antes. 

Este ejemplo deja claro que la tecnología en la contabilidad no trajo nuevas bases o pilares o “nortes”, reinventando la práctica de la actividad. Al contrario, la transformación digital viene proporcionando herramientas y técnicas que ofrecen soporte a las actividades del contador, optimizando su rutina. 

De esta forma, exonera al profesional de las tareas meramente operativas para que asuma papeles más importantes concentrándose en una actuación mucho más enfocada en los objetivos y estrategia. 

3. Estudiá el mercado

Sin planificación, podés comprometer tu éxito aun antes de empezar. Puede parecer exagerado, pero esto aplica tanto al desarrollo de tu carrera, como a un emprendimiento. De ahí surge la importancia de invertir en un estudio de mercado y realizar un plan de negocios detallado, que sea capaz de orientarte en tu jornada como empresario.

Con el estudio de mercado podés:

  • Analizar la demanda, es decir, el número de consumidores y sus necesidades;
  • Caracterizar el producto o servicio que se ofrecerá;
  • Analizar las condiciones de comercialización;
  • Hacer una estimativa de facturación/ingresos del emprendimiento durante su vida útil.

¿Sabés aquel miedo de las transformaciones que ya mencionamos? Desaparece cuando invertís en planificación y estás convencido del plan que llevarás a cabo. Pero, sobre todo, con el estudio de mercado y la planificación realizados, creé en vos y en el proyecto que tenés en manos.

4. Atrevete a pensar fuera de la caja 

Las tendencias indican que los contadores se sienten mucho más aptos a participar de la construcción y de la ejecución de la estrategia de los clientes, con servicios como consultoría contable y contabilidad gerencial. Pero estas son apenas algunas de las posibilidades que están a su alcance.

Este es el momento de ir más allá, ser creativo y buscar innovar en la oferta de servicios y también en la rutina de actividades. Al abrir un estudio contable, pensá en los conceptos, técnicas, metodologías y soluciones tecnológicas que pueden incorporarse a tu negocio. Un software contable, por ejemplo, te brinda una serie de facilidades, a tu equipo y a tus clientes.  

La innovación beneficia a todos los involucrados en los procesos e impacta en los resultados del estudio, mejorando el rendimiento.

5. Sentite seguro para arriesgar

Tras seguir los pasos ya mencionados, vas a sentir mucha más seguridad. Al final, además de conocer el mercado y tu proyecto, habrás incorporado nuevas soluciones y buenas prácticas. Mucho más que eso, estarás viendo las transformaciones y las oportunidades desde una perspectiva mucho más positiva.

Abrir un estudio de contabilidad, sí es un excelente negocio. Sin embargo, es esencial que te mantengas siempre al frente de tu proyecto, innovando y buscando estrategias mucho más coherentes con este nuevo tiempo y, por supuesto, más precisas. 

En realidad, emprender y ser el dueño del propio negocio es el riesgo más indicado para vos. ¡Creelo, preparate y seguí adelante!

Nuestra declaración de privacidad y política de cookies

Con el objetivo de mejorar su experiencia de navegación, todos los sitios web de Thomson Reuters utilizan cookies. Las mismas fueron instaladas en su computadora cuando usted ingresó a este sitio. Usted puede ajustar la configuración de las cookies a través de su explorador.